6 de juny de 2017

Para reducir las desigualdades, nunca haremos suficiente

Esta semana retomamos la movilización social por la dignidad de las personas. Una movilización que tiene que subrayar que no nos conformamos, que sigue la desigualdad, y que ni la crisis fue igual para todos, ni salir de ella cuesta lo mismo a todos.

Quizá la situación económica general ha mejorado, pero las situaciones de precariedad y de pobreza ahí siguen. Y este es un momento capital, porque quién ha perdido, corre el riesgo de no poder salir de esa situación de vulnerabilidad. Eso es lo que denunciamos, hacer frente a ello es lo que reivindicamos, y el compromiso de todas las entidades, asociaciones, instituciones y partidos, es lo que buscamos.

No debemos partir de un mensaje negativo. Es cierto que hemos conseguido muchas cosas, que hemos puesto buenas piezas para actuar y trabajar contra la crisis, contando con un amplio apoyo social. Por tanto, ha habido buenas noticias, pero es necesario recordar que, en el día a día, tras las puertas de los servicios sociales, de las entidades del tercer sector, de las viviendas, de las escuelas incluso, sigue habiendo situaciones muy duras. Los resultados no nos deben complacer, nos deben estimular a seguir este camino.

Las jornadas de la Dignidad de este año empezarán el jueves en el Auditori de Sant Ildefons, con Jordi Évole y la proyección de su documental ‘Astral’. Como siempre, el sábado tendrá lugar la jornada más reivindicativa, con las actividades en la plaza de Catalunya, y muchas otras. Y también, desde ahora mismo, podemos mostrar nuestro compromiso firmando el Manifiesto por la Dignidad.